Y otra vez… el silencio se rompe en la tranquilidad de la fría noche. Portazos, gritos, sollozos, idas y venidas, vasos de agua que calmas las pesadillas de bichos que atrapan los sueños de gente que solo quiere café y tabaco… otra vez, en otra realidad distinta, que aunque de miedo solo hay inocencia y engaño a la libertad. Yo recordando, como siempre, la otra realidad y al echar una cabezada… ¿Qué sueños me perseguirán? Desde este lugar donde nada es lo que parece.